Malena

Malena

Canción actual

Título

Artista


EL PRÍNCIPE CUBANO

Príncipe Cubano 11 febrero 2022

Fue un perfecto cabaretier que tuvo a su cargo las relaciones públicas del local, el manejo del personal y la presentación de los espectáculos del mítico Chantecler. Revisaba que los mozos vistieran un uniforme impecable, zapatos relucientes y un peinado correcto. También las alternadoras –coperas- eran controladas en sus uñas, pelo y vestimenta, que tenían que ser perfectos, y ninguna podía salir del local hasta que la función no finalizara; cafishios o amantes debían esperar luego de esa hora para buscarlas.

El Chantecler, fue un lugar elegido por los porteños amantes del tango. Desde 1924 se vistió de etiqueta, al mejor estilo de los cabarets de París, alternando en la animación musical Julio De Caro y Juan D’Arienzo, su emblema bailable. Oficiaba de presentador un moreno, El Príncipe Cubano.

El apodo de Príncipe Cubano se lo puso Giovanna Ritana (Jeannette), la bella y joven mujer de Amadeo Garesio, un hombre nacido en Córcega, pero que había llegado a Buenos Aires con una compañía de trapecistas. Dicen que Garesio y Ritana regenteaban varios prostíbulos en la ciudad y que al morir sin descendencia Charles Seguin se habían quedado con el cabaré. Sánchez Carreño, a su vez, bautizó a Juan D’Arienzo como el Rey del Compás; parece que dijo «Si yo soy un Príncipe, usted es el Rey…del compás».

Un plagio no confirmado

Fallecidos Samuel Castriota y Pascual Contursi, ambos en 1932, dos ejemplares sucesivos de la revista Sintonía, de octubre de 1934, enunciaban que el Príncipe Cubano (Ángel Sánchez Carreño), iba a iniciarles un juicio por plagio, porque su bambuco Rosa presentaba la misma melodía y letra que el célebre tango Mi noche triste, compuesto por ambos. Con dicho tema, Carreño había ganado el primer premio en un concurso realizado en el Salón Magic, de París, en 1914. La crónica era mal intencionada pero tenía un acierto, la melodía resultó ser la misma, no así la letra. Con pasaporte cubano, Carreño había llegado a Buenos Aires como cantante, y emprender una acción jurídica ponía en peligro su futuro en el país. Esta sería la razón por la cual se diluyó su intención de ir a juicio. Poco tiempo más tarde, se convertiría en figura importante del famoso cabaret Chantecler, el hombre de confianza e influyente que atendía en la entrada y luego sería animador y presentador de orquestas.
La música estaba realmente plagiada. Esto último lo confirman Hugo Lamas y Enrique Binda, en su libro ‘El tango en la sociedad porteña 1880-1920’, en el que además ratifican la autoría de Contursi, aunque le asignan poco valor a su letra. Pero la realidad nos demuestra que el argumento de los versos de Mi noche triste fueron no sólo aceptados, sino además copiados de inmediato y hasta el hartazgo, en cientos de tangos.
También habría una explicación sociológica. La letra refleja la soledad del hombre de una ciudad sin mujeres. Buenos Aires estaba invadida por inmigrantes, en su gran mayoría varones. La escasez femenina obligaba a los hombres a dos únicas posibilidades de relacionamiento: prostíbulos o bailes en peringundines, pero siempre pagando por ello.

Sánchez Carreño compuso varias obras, entre las cuales se encuentran algunos tangos, entre ellos Metido al que la censura de la dictadura de 1943 obligó a cambiar a Enamorado, Seamos amigos que musicalizó el bandoneonista Domingo Rullo, Siluetas por la tarde que fue grabado por el dúo Magaldi-Noda), Tortura, con música de Humberto Canaro que registró Rafael Canaro con la voz de Carlos Dante, El Rey del compás que grabó D’Arienzo el 12 de septiembre de 1941, entre otros.

Sánchez Carreño falleció el 11 de febrero de 1971.

 

ALGUNAS OBRAS DEL PRÍNCIPE CUBANO

EL REY DEL COMPAS

ENAMORADO (METIDO)

SEAMOS AMIGOS

SILUETAS DE LA TARDE