Malena

Malena

Canción actual

Título

Artista


BORGES CANTANDO Y CONTANDO TANGO «El tango nos da a todos un pasado imaginario»

Jorge Luis Borges 24 agosto 2021

Jorge Luis Borges ofreció cuatro disertaciones sobre tango en 1965, que durante largo tiempo quedaron en el olvido.

Un Borges chispeante se permite recitar e incluso cantar ante el auditorio, mientras repasa el origen, los símbolos y los mitos de la música emblemática del Río de la Plata en ‘El tango. Cuatro conferencias‘, recientemente editado por Sudamericana en Argentina.

El escritor afirma que el tango surge clandestinamente en Buenos Aires en el año 1880. Y, al igual que poco después el jazz en Estados Unidos, aparece en las “casas malas” (burdeles). Borges evoca haber visto a principios del siglo XX a parejas de hombres bailando, porque “las mujeres del pueblo conocían la raíz infame del tango y no querían bailarlo”.

Pero luego los “niños bien” lo llevaron a la capital francesa.

“Y cuando el baile fue aprobado y adecentado en París, entonces, el barrio Norte, digamos, lo impuso a la ciudad de Buenos Aires, que ahora lo acepta”, observa el escritor fallecido el 14 de junio de 1986 en Ginebra.

Borges recuerda que inicialmente el tango es “un baile valeroso y feliz”, pero luego “va languideciendo y entristeciéndose”.

Y no se ahorra críticas al mítico Carlos Gardel: “Tomó la letra del tango y la convirtió en una breve escena dramática, una escena en la cual un hombre abandonado por una mujer, por ejemplo, se queja”.

 

Estos encuentros, a los que Borges prefiere denominar “charlas“, se realizaron en un departamento del barrio porteño de Constitución, en el sur de la ciudad, tan entrañable para el escritor.

“El sur es una suerte de corazón secreto de Buenos Aires“, afirma.

Al comienzo del libro Borges rememora que con el dinero obtenido por el segundo Premio Municipal de Literatura, dedicó el año 1929 a una investigación sobre el poeta argentino Evaristo Carriego, que se transformó en un estudio sobre el mundo del tango.

Más de tres décadas después, Borges concluye las conferencias indicando que

“el tango nos da a todos un pasado imaginario”, y que “oyendo el tango todos sentimos que, de un modo mágico, hemos muerto ‘peleando en una esquina del suburbio’”.

El tango, y sobre todo la milonga, “fue un símbolo de felicidad“, añade.

Fuente: https://www.elcomercio.com/

 

AUDIO DE LA CHARLA DE BORGES SOBRE EL TANGO. CANTA, CUENTA Y ENCANTA